APAGÓN EN LA REGIÓN CARIBE ES INMINENTE

El exministro de Minas y director de la Federación Nacional de Departamentos aseguró que Electricaribe no está en capacidad de pagar sus deudas que ascienden a $2 billones.

De calamidad pública califica Amylkar Acosta, director de la Federación Nacional de Departamentos, la situación que atraviesa la región Caribe por cuenta del pésimo servicio de energía que ofrece Electricaribe. En un escrito, publicado en su página web, el economista afirma que la crisis energética en la zona pasó de castaño a oscuro y que la empresa no ha ejecutado los proyectos a los que está obligada para mejorar el servicio, y que tampoco cuenta con los recursos para hacerlo.

En su texto, Acosta dice que prueba de ello es el más reciente informe de la Contraloría del tema, que halló un presunto detrimento patrimonial por $65.733 millones, que fueron girados para la normalización de redes por parte del Ministerio pero no fueron invertidos. “Con ello se demuestra que la incapacidad de Electricaribe para ejecutar los proyectos no es sólo atribuible al problema de “flujo de caja” que alega”, aseguró el exministro.

Asimismo hizo un llamado a los siete departamentos de la región Caribe para que se “avispen” ante el riesgo inminente de un apagón general, ya que, según él, la deuda de la compañía con los bancos se acerca a los $2 billones, y se vence entre este año y el próximo. “Electricaribe puede estar en el próximo mes de agosto ante la imposibilidad de servir su deuda y ante el impago de la misma no va a poder seguir jineteando con la banca, esta podría bloquear los créditos a la empresa y esta a su vez se quedaría sin con qué pagar la factura de la energía que compra”.

Acosta expone entre sus argumentos la denuncia que hizo el cronista deportivo Iván Mejia, según la cual el partido entre el DIM y el Valledupar Fútbol Club, que se llevó a cabo esta semana en la capital del Cesar, se llevó a cabo en tres horas y no en los 90 minutos reglamentarios por cuenta de cuatro apagones en el Estadio Armando Maestre Pavajeau. “Hechos como estos se repiten a diario, hospitales, hoteles y restaurantes se abocados constantemente a esta contingencia de los cortes intempestivos, amén de las fluctuaciones de voltaje que estropean y dañan los equipos y electrodomésticos”, concluyó el economista.

Hace tres meses, la Superservicios  también le exigió a Electricaribe tomar acciones “inmediatas y concretas” para mejorar el servicio de energía eléctrica que presta en la zona. Algunas de las fallas es la demora en el servicio: un usuario puede tardar hasta tres horas radicando un documento o recibiendo asesoría, así como la inexistencia de las condiciones logísticas para atender a adultos mayores, mujeres embarazadas y población discapacitada. Los clientes tampoco cuentan con baños o si hay están en mal estado. 

Unas 2.105.274 personas están suscritas al servicio de la empresa Electricaribe. El departamento con mayor cantidad de usuarios es Atlántico (530.563) y el menor es Sucre (120.322). Tan solo en 2015, 36.359 personas interpusieron ante la Superservicios reclamaciones, en segunda instancia, contra la compañía. En lo que va corrido 2016, la cifra es de 10.187, con un incremento del 26% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Nota tomada de: http://www.elespectador.com

Comments

comments powered by Disqus